Fantasmas cerebrales

DSC_0300

Seguro les ha pasado, esas veces que están medio dormidos y se asustan al no saber por unos segundos donde se encuentran. Puede ser que se hayan mudado de departamento, que estén de viaje, que se hayan puesto una borrachera muy brava o bien se fueron a casa de -alguien- a pasar la noche por primera vez. Siempre he sido fan de ese sentimiento, de esos pequeños, pequeñísimos momentos efímeros en donde tu cerebro está tan confundido, tan desorientado que no sabe ni siquiera dónde se encuentra su propio cuerpo. Debo confesar que me ha pasado lo mismo con personas. Creo que en definitiva pasa por la promiscuidad de ciertas temporadas de mi vida. Recuerdo la primera vez que me paso, estaba dormida abrazando a mi entonces novio con el cuál tenía una relación abierta. Desperté mientras me besaba tiernamente los labios y sentí de pronto que no sabía con quién estaba. No era cuestión de que pasaran por mi mente la lista de nombres de los posibles candidatos a estar conmigo esa noche compartiendo mi cama, era un simple hueco en mi cerebro que no podía recordar absolutamente nada. Me excitó no saber con quién estaba pero me brindo más comfort el saber que era él.

De unos meses para acá me pasa algo parecido pero de cierta forma a la inversa. Entre sueños, pienso y me siento segura de que es él quién me abraza, solo para despertar y darme cuenta que no. Despierto aferrada a una almohada pensando que estoy con alguien, solo para darme cuenta de mi inmensa soledad. Paso mi mano de su ombligo hacia abajo, anhelando encontrarme con su miembro, encontrándome solamente con unos calientes labios…

El fenómeno del fantasma de su recuerdo. Lo conocemos, lo sabemos, lo vivimos. Solo me queda darle una sacudida a mi cerebro y entrar a la vida real.

xxx,

-ninfaaeerotica

Anuncios

Se quedó dentro

image

Desafortunadamente lo he escuchado varias veces; “Se quedó dentro.” Junto con una cara de verguenza ( por no decir de pendejos) que no pueden con ello. La primera vez que me pasó me asuste, pero el siendo más grande y teniendo más experiencia se mostraba tranquilo, me abrió de piernas e hizo de las suyas para lubricarme hasta que pudiera sacarlo despacio y sin lastimarme.

Después fue una noche que estabamos hundidos en alcohol. Me había llevado a uno de mis agentes a beber y nos subimos al techo de mi casa a hacer nuestras perversiones. Terminamos y nos dimos cuenta que no estaba por ninguna parte, en nuestra borrachera jurabamos que se había perdido en el techo o algo pero al día siguiente explore en mis adentros y lo encontré facilmente.

La tercera vez fue también en una mega borrachera. Termine con dos chicos haciendo un delicioso trío en dónde yo era la reina y ellos se regocijaban al darme placer. Terminamos y dormimos los tres juntos hasta la tarde. Todo parecía normal hasta que después de 4 días y en medio de una conversación cualquiera en mi departamento sentí algo extraño,  como si me estuviera bajando. Entré al baño y al bajarme las bragas noté que había algo extraño entre mis labios. Parecía otro par de labios,  inclusive tenía un color rosado y los pliegues eran bastante parecidos. Pasaron mil cosas por mi mente de lo que esa cosa podía ser. Un órgano que se me salía,  un aborto, una deformación. Me tomé el valor de tocarlo y no sentía nada, comencé a jalarlo hacía fuera y vi lo que era, el maldito condon otra vez!

De la cuarta a la octava vez fue con una pareja estable y comenzaba a pensar que quizás mi vagina tenia cierta forma que le encantaba comerse los condones de mi pareja, después pensé que quizás la combinación de mi vagina con penes pequeños creaba esa succión,  quizas con los penes grandes por que les quedaban muy apretados pero queridos lectores, tuve una última experiencia que me hizo darme cuenta de que no. No soy yo, no es su pito, no es mi vagina,  es la manera de ponerlo. Uno tiene que saber como colocar un maldito condón para que este funcione bien y no se salga. Maldigo la hora en la que me metí a la cama con tanto idiota que no sabía ponerse un condón,  maldigo la hora en la que los deje hacerlo, por miedo a yo misma hacerlo mal, por miedo a romper la pasión. Maldigo la hora en la que lo voltie a ver mientras cambiabamos de posición y lo vi batallando mientras intentaba acomodarselo, pensé en ofrecerle otro condón pero confiaba en él. Jamás pensé que después de lo que habíamos vivido tan recientemente iba a dejar que me pasara algo, pensé que me protegería de volver a vivir esa experiencia tan sufrible, pensé que después de esto desarrollaria una mejor conciencia,  pensé que me amaba pero solo fue un patan más. Y con su misma cara de vergüenza me veía a los ojos mientras yo evitaba su mirada a toda costa. Ni una vez más dejaré que me vuelvas a tocar, ni una más.

xxx,
-ninfaaeerotica

Energía mañanera

image

Hoy me desperté sumamente exhausta, de esas veces que sientes que te pesa la mente. Me metí a bañar instintivamente casi sin pensarlo al escuchar el despertador y mientras el agua fría recorría mi cuerpo pensaba en que iba a hacer para despertarme. 

Salí de la ducha y al caminar frente al espejo me detuve y abrí mi toalla roja frente a mi, descubriendo mis redondos y aun firmes senos que seguían con los pezones erectos de la ducha. Deje la toalla caer, claro era tan obvio… No tomo café y esos energy shots no van conmigo, a mi lo que me da energía es el sexo.

Me tire sobre mi cama, ni siquiera hice la ropa a un lado. Abrí mis piernas y comencé la acción. Empecé frotando mi clitoris circularmente con dos dedos mientras que con la otra mano acariciaba mis senos que se sentían peculiarmente inflados. Mis caderas comenzaron a moverse y mi otra mano ccomenzó a subir descubriendo mi piel poco a poco hasta llegar a la cabeza. En el momento que mi brazo cruzo frente a mi cara lo tomé con mis labios, dándole unos ligeros besos que rápidamente aceleraron mi corazón. Abrí más mis piernas y subí mis caderas, volviendo a agarrar mis senos. Esta vez más violentamente hazta sentir esas pulsiones familiares que me llevaron a cerrar mis piernas y recostarme de lado. Una tierna y fatigada sonrisa se dibujaba en mi rostro. Mi pecho subía y bajaba por la respiración. Tomé mi cabello que aun goteaba y lo hize para atrás sintiendo su latigazo húmedo en la espalda.
No pensé en él hasta después y se me vino a la mente que no me hacía falta.

xxx,
-ninfaaeerotica

Cómo sobrevivir a un trio

Mucha gente tiene esta fantasía, pero al momento de estar ahí suelen tener algo de pudor e inseguridad y no saben bien como actuar así que bueno, me gustaría compartirles mi experiencia para que cuando se les presente la ocasión no tengan miedo y sepan como manejarlo.

-No tengas miedo y por favor, ¡Fuera inseguridades! si estás ahí es por que todos se gustan. Déjate sumergir entre las distintas pieles que te rodean.
-Sin celos. El intentar acaparar a alguien solo disminuye el placer. Hay que intentar estar en poses que nos hagan sentir placer a todos de igual manera.
-Ya iniciada la acción recuerda seguir estimulando a todas las partes. Esta padre de pronto tener a alguien simplemente disfrutando del placer que le estamos dando pero en un trio todo se trata de movimiento, roce, ritmo y sincronía así que recuerda siempre mantener todas tus extremidades en constante fricción y movimiento ya sea que tu pierna este entre sus pechos y tu brazo recorriendo su espalda, restregando tus pompis en su cara y por qué no, inclusive jugar con tu nariz en su clítoris o estómago. El chiste es mantener el ritmo y fricción para que podamos subir la temperatura.
-Besos, besos y más besos. Muchas veces no tendrás la cara de alguien para besar a tu antojo pero tendrás la oportunidad de explorar distintas partes de tu cuerpo en contacto con tus labios y lengua. Nalgas, rodillas, brazo, cadera. Atrévete a comerte todo el cuerpo.
-Siempre protéjanse.  Sobre todo en estos encuentros las situaciones son de doble riesgo! Recuerden que un embarazo no es lo peor que nos puede pasar.

¿Lo más rico? Dormir de cucharita entre tres después de follar y fumar un buen porro… uffff vengan por mi…!

xxx,
-ninfaaeerotica

Miembro favorito

Su exquisito miembro me ha tenido hipnotizada por casi dos años. Su cuerpo se compenetra con el mío. El aroma que surge a partir de nuestra unión me hace enloquecer, siento que su cuerpo es completamente perfecto para el mío. Su miembro, su boca, sus manos. Inclusive su rostro y el mío embonan a la perfección. Son de esas raras ocasiones en donde dos cuerpos son química y físicamente perfectos el uno para el otro. Su piel suave, su miembro firme como roca, siempre listo para servirme a mi placer, siempre erecto. Bastan dos lamidas para que me complazca con dos gotas de su cálido néctar. Sin decir una palabra sabe cuando entrar y salir, cuando jugar con su cabeza y cuando solo frotarse contra mí.

Siempre firme, siempre erecto… me vuelve loca.

Tu único y delicioso olor

Tengo la hipótesis de que el amor tiene olor. Cuando he tenido relaciones amorosas profundas y trascendentes, suelen tener este aroma que se concentra justo en el centro de su pecho. Este olor tiene una carga fuerte de energía que, al momento de viajar por mi nariz y automáticamente a mi cerebro, me causan reacciones físicas tales como; piel de gallina, erección de pezones, se humedece mi vagina, vértigo en el estómago y a demás de esto, me lleva a sentir una gama intensa de emociones que me integran a un estado de total armonía y felicidad. Amor, esencia pura de felicidad en el ser humano.

Increíble como el sentido del olfato es tan importante, es en el que más confío al momento de saber si realmente siento algo real por una persona. Recuerdo el día que me di cuenta que mi amor por él había terminado. Fue una madrugada cuando me llamó por que se había quedado sin llaves y yo era la única que tenía copias. Llevaba más de 6 meses de no saber de el.

Llegó a mi puerta y le abrí, acariciando su brazo sabiendo que no se resistiría a mis ataques directos de seducción. Dudoso se acercó a mi y yo lo tome de la nuca para tenerlo más cerca. Sus labios se cruzaron con los míos y cuál animal se trepó en mi frotando su miembro entre mis piernas delicadamente. Lo disfrutaba, sus besos eran cálidos y aún llenos de ternura y pasión pero al posar mi nariz en su pecho como solía hacerlo, me di cuenta que todo había cambiado. Nuestro amor ya no era el mismo. Estaba dolido, lastimado, frío. Sentí que nuestros cuerpos no se reconocía, nuestras almas estaban negadas a verse a los ojos y a pesar de tenerlo dentro, lo extrañé como nunca antes. Ahí fue el momento donde supe que el amor tenía olor y ese olor había desaparecido por completo de nosotros…

Nacimiento 04 / 2015

Quiero decir que soy un ser humano muy sexual. Desde chica jugaba con varias de mis amigas a darnos besos y acariciar nuestros cuerpos suavemente. Claro que era algo delicioso, y claro que lo disfrutaba a los que yo recuerdo eran entre 6 y 8 años de edad. Estos encuentros que, por supuesto incluían elaboradas historias entre mis amigas y yo, los hacíamos recurrente mente por las tardes y siempre eran en mi casa.Estos roles que jugábamos podían ser desde; marido y mujer, doctor y paciente, maestra y alumna que era su hija adoptiva. (Si, se ponían así de complejas y cachondas las historias.)

También lo hacía con amiguitos hombres. Vecinos y de la escuela aunque con ellos no solía elaborar ningún tipo de historias, solamente queríamos explorar. Al menos yo me sentía intrigada por las texturas de los labios de otro ser en los míos. El sentir estas gruesas formas de piel con baba resbalando, rosando una y otra vez con ritmo me hacían sentir más allá de mis labios. Ese cosquilleo que te eriza la piel y recorre todo tu cuerpo hasta llegar entre tus piernas para permanecer ahí como una estrella brillante y poderosa, voraz e insaciable. Siempre recordaré las primeras veces que sentí esos cosquilleos. Eran maravillosos, me hacían sentir -muy rico- y con eso bastaba para querer más. Desde entonces no quise dejar de hacerlo nunca.

A partir de ese momento he emprendido un viaje explorando mi sexualidad descubriendo sentimientos y placeres increíbles. Este blog es para compartir estos sueños, fantasías y experiencias esperando poder empujarlos a que no tengan miedo o pena de sus deseos sexuales.

xxx,

-ninfaaeerótica