Su gloriosa victoria

sexo
Se mostraba nervioso y torpe. Esperé a que apagara la luz para poder hacer mi movida.
Se acostó a un lado mío y nuestros cuerpos instantaneamente comenzaron a acercarse, nuestra respiración se agitó y nuestros labios se unieron.
Mi mente comenzó a soñar y me veía a mi misma montada sobre el, besándolo infinitamente, su miembro tan grande y perfecto tan dentro de mí que me dolía… pero no fue así, sus actos de egoísmo fueron tan barbáricos como el holocausto nuclear.

Me agarró vulgarmente las nalgas y mientras masajeaba esos dos pedazos de carne entre sus manos, sus caderas no bailaban con las mías. Intenté besarlo nuevamente pero sus labios tan fríos, que solo podían soltar pequeños besos como el que le da una madre a su bebé me bajaron la temperatura de 100 a -3. Pensé no estaba suficientemente excitado así que bajé mi mano para darle placer, sobresaltándome al sentir su miembro completamente erecto. Lo tomé como si fuera mío, como si hubiéramos sido amantes desde el inicio de la eternidad. De arriba a abajo lo tomé, haciendo el viejo truco de ir todavía más abajo de lo que la piel permite con dos dedos.
Tres veces subí y bajé, por que las conté, cuando a la tercer bajada sentí como desde dentro el cuello de su pene palpitaba sin parar ese néctar que se espera solo al final del amor… No puede ser…

Su gloriosa victoria se mostraba sin pena encima de su camiseta y su risa incontrolable de placer me causó una furia e incomodidad inexplicable.

Se paró, se cambió de playera y regresó a la cama, intentando penosa y debilmente seguir el cortejo hasta que susurró que estaba muy cansado, casi quedándose dormido instantaneamente después de eso.

Honestamente, gracias pro aquella penosa noche, misma que me hizo entender que no vale la pena un intento de placer, por poner en riesgo una linda amistad.

Algo se quebró.

No te quiero ver más.

xxx,
ninfaaeerotica

Anuncios

De amores efímeros…

1
Todo comenzó al final de la noche…

Cuando las puertas de los bares se te cierran, uno solo puede recorrer a su dealer de confianza para seguir la noche. En este caso fue el dealer de Ana, mi mejor amiga.

Después de consumir gel cabs, cristo y café, mis labios se unieron con los de el intuitivamente. En un segundo mi cuerpo ya estaba sobre el suyo y en un sutil movimiento mis labios quedaron al borde de su oreja para susurrarle que nos fuéramos a su cuarto.

Mi querida Ana se quedó sola, alucinando en la sala mientras que Daniel y yo nos escabullíamos a su escondite favorito.
No recuerdo bien como nos quitamos la ropa, pero recuerdo que nuestros cuerpos se frotaban profundamente. Toda mi piel estaba sumergida en un éxtasis absoluto. No podía dejar de besarlo, y el tampoco a mi. Nos hundíamos cada quién en el cuerpo del otro, y de pronto me sentía como una medusa con tentáculos infinitos los cuales no podían dejar de enrredarse en el.

Los besos y las caricias parecieron durar lo mismo que la creación del universo. Absolutamente todo y a la vez nada…

Pasé con el dos noches enteras. Dos noches llenas de miradas furtivas, roces románticos, pláticas profundas, una caminata bajo la lluvia tomados de la mano, una promesa de volver a estar ahí…

Cuando por fin tuve el valor de romper la burbuja e irme a mi casa, me pidió no lo hiciera, me pidió me quedara mientras abrazaba mi cintura. Partí.
Me encaminó hacia el taxi fuera de su casa y me volvió a recordar con su boca entre la mía lo mucho que también había disfrutado de esa noche, de mi compañía, de la ausencia de miedos y soledad tan solo por aquella vez.

Me pidió mi número y jamás lo volví a ver.

Al pensar en el, me viene una sola frase a la mente que siempre me hace sonreír (excepto cuando me hace llorar);

Solo un romance efímero, puede durar bello para siempre.

Fantasmas cerebrales

DSC_0300

Seguro les ha pasado, esas veces que están medio dormidos y se asustan al no saber por unos segundos donde se encuentran. Puede ser que se hayan mudado de departamento, que estén de viaje, que se hayan puesto una borrachera muy brava o bien se fueron a casa de -alguien- a pasar la noche por primera vez. Siempre he sido fan de ese sentimiento, de esos pequeños, pequeñísimos momentos efímeros en donde tu cerebro está tan confundido, tan desorientado que no sabe ni siquiera dónde se encuentra su propio cuerpo. Debo confesar que me ha pasado lo mismo con personas. Creo que en definitiva pasa por la promiscuidad de ciertas temporadas de mi vida. Recuerdo la primera vez que me paso, estaba dormida abrazando a mi entonces novio con el cuál tenía una relación abierta. Desperté mientras me besaba tiernamente los labios y sentí de pronto que no sabía con quién estaba. No era cuestión de que pasaran por mi mente la lista de nombres de los posibles candidatos a estar conmigo esa noche compartiendo mi cama, era un simple hueco en mi cerebro que no podía recordar absolutamente nada. Me excitó no saber con quién estaba pero me brindo más comfort el saber que era él.

De unos meses para acá me pasa algo parecido pero de cierta forma a la inversa. Entre sueños, pienso y me siento segura de que es él quién me abraza, solo para despertar y darme cuenta que no. Despierto aferrada a una almohada pensando que estoy con alguien, solo para darme cuenta de mi inmensa soledad. Paso mi mano de su ombligo hacia abajo, anhelando encontrarme con su miembro, encontrándome solamente con unos calientes labios…

El fenómeno del fantasma de su recuerdo. Lo conocemos, lo sabemos, lo vivimos. Solo me queda darle una sacudida a mi cerebro y entrar a la vida real.

xxx,

-ninfaaeerotica

Tu silueta obscura

image

Regrese una vez más ya que tenía que recoger mi última caja de ropa. Decidí hacerlo de noche para bajar las probabilidades de encontrarme contigo. Estacione mi camioneta y al instante mismo que puse pie en la acera, pude ver de reojo tu silueta obscura asomarse junto a la ventana. La lluvia empapaba mi cabello y mi cabeza se mostraba cabizbaja junto a esta. No me atreví a mirarte,  no quize mirarte, no quería ver tus ojos de arrepentimiento, de falso amor, quizás esta vez te encontrabas enojado, no lo se… cualquiera que fuera tu expresion no la quería ver. Prefería mil veces quedarme con esa silueta obscura y misteriosa que solamente me decía que seguías ahí,  7 años despues como un espanta pájaros que observa todo lo que pasa a su alrededor, cuidando su casa, su hogar.
Di varias vueltas del coche a la casa y en todas había alguien en la ventana, observandome calladamente pero sin vergüenza alguna de ser encontrado.
Me subí al coche y arranqué. Quise voltear hacia atras para verte una última vez en el reflejo del coche pero igualmente no me atreví. No quería que vieras mi intento de verte sin ser descubierta,  no quería darte una esperanza de que aún me importas, quería mostrarte mi indiferencia y que entendieras lo mucho que me dañaste,  lo real de no querer volver a verte.  Finalmenten y con mucha valentía miré hacia enfrente, acelerando lentamente para que me vieras bien partir, ya que no volverás a verme por ahi jamás.

xxx,
-ninfaaerotica

Noche de engaño – sin querer-

Desde el primer día que tuve la regla sentí gran fascinación por la sangre que salía de mi cuerpo. Es fecha de que cada vez que menstruo me quedo algunos momentos observando la majestuosa obscenidad de la sangre acumulada en pedazos de algodón. Y mientras tomaba esta fotografía recordé una noche de embriagamiento social. De esas temporadas en donde estas atorada en un trabajo horrible de lunes a viernes y no puedes esperar a que llegué el fin de semana para realmente comenzar a vivir. Evidentemente estaba borracha y estaba menstruando cuando un chico con el que ya había salido varias veces (entiéndase “salido” como que todas esas salidas terminaron en relaciones intimas y sexuales…) me tomó de la mano y sin preguntar me llevó al baño. Estando juntos ahí me ofreció cocaina y nos dimos unos pases para levantarnos el animo. Al pasar varias horas, la fiesta se apago así que el y yo decidimos seguir la fiesta solos.

Entré a su cuarto. El vivía en una azotea y en el momento que el me besó recordé que tenía un tampon puesto y por más que quisiera disimularlo era evidente que no íbamos a poder hacer nada sexual si eso seguía ahí. Le dije que quería ir al baño antes pero cuando entre me di cuenta que su baño estaba algo sucio y tras mirar al rededor, me percaté de que no tenía bote de basura ni agua para jalar el baño. Maldita sea, pensé. Y debido a que ya estaba completamente borracha, drogada y muy cachonda hice lo que cualquiera hubiera hecho. Me saqué el tampon y lo tire a la calle desde la azotea. Así de cachonda fui, así de cachonda soy.

A la mañana siguiente me despertó tomándome de los hombros de arriba a abajo. Cuando pude abrir los ojos me dijo; “Mi novia esta subiendo las escaleras!” Sin pensarlo me incorporé y me vestí rápidamente, sonriente, sentada muy finamente en su cama, fingiendo estar ocupada en el celular, pensando en que no me había percatado de que este chico tenía novia. Vaya, al final no era problema mío y no había nada serio entre nosotros. Nos presentó y le sonreí. Ella a los pocos minutos se dirigió a el y le dijo; “¿Ya viste que hay un tampon tirado en la calle otra vez? Amor neta yo creo que hay que mudarnos de barrio, cada vez vemos cosas más raras y asquerosas en la calle.” ¿Otra vez?, pensé… Ok, creo que esta es mi señal para mi despedida. Y tras unas risas internas me despedí de ambos y me fui.

xxx,
-ninfaaeerotica

Una tarde con mi ex novio

image

Esa tarde llovía.  No tenía ganas de verlo pero tenía ganas de salir a bailar. Lo llamé y a los 10 minutos ya estaba conmigo. Lo llevé a un bar. A el se le ocurrió hacer un chiste machista y decidí actuar como una mujer machista. Lo deje pagar la cuenta,  lo deje pagar la cena, lo deje pagar el hotel…

El estaba deprimido,  se sentía solo. Yo estaba alegre como siempre y quize compartirle mi energía, pero no estaba segura. Me pidió un beso y no se lo quize dar, después me lo robó. Su piel siempre me ha gustado, suave, tan suave que siempre me ha hecho pensar en una mujer. Me tomaba tiernamente de la barba y mejillas.  Los besos se pusieron mas cachondos y se acercó a mi oido susurrandome que nos fueramos a un hotel. Yo accedí y nos fuimos disparados al hotel más cercano. La tarifa cubría hasta las 3:00am, ya saben el tipo de hotel. Mi amante de aquella noche decidió pagar tres veces el precio para que nos dejaran quedarnos hasta la 1pm del dia siguiente. Si que tiene ganas de mi, pensé.  Hace mucho tiempo que no lo hacíamos. El solía ser mi pareja pero su depresión se comió la relación. Después de muchos tragos y reclamos de ex-novios terminamos haciendo el amor de una manera muy pasional, jugetona y ruda. Me mordió el pezón,  lo patie en el hombro, me rocío cerveza en todo mi cuerpo y asi pegajosos seguimos con el juego. Dormimos separados sin abrazarnos, como debe de ser para no confundir al corazón, especialmente el suyo.

En la mañana tenía ganas de hacerlo otra vez pero yo se que su cuerpo no da para más de un palo por noche. Otra de las razones por las cuales nuestra relación termino.

Perdoname querido, es que soy una ninfomana.

xxx,
-ninfaaeerotica