De amores efímeros…

1
Todo comenzó al final de la noche…

Cuando las puertas de los bares se te cierran, uno solo puede recorrer a su dealer de confianza para seguir la noche. En este caso fue el dealer de Ana, mi mejor amiga.

Después de consumir gel cabs, cristo y café, mis labios se unieron con los de el intuitivamente. En un segundo mi cuerpo ya estaba sobre el suyo y en un sutil movimiento mis labios quedaron al borde de su oreja para susurrarle que nos fuéramos a su cuarto.

Mi querida Ana se quedó sola, alucinando en la sala mientras que Daniel y yo nos escabullíamos a su escondite favorito.
No recuerdo bien como nos quitamos la ropa, pero recuerdo que nuestros cuerpos se frotaban profundamente. Toda mi piel estaba sumergida en un éxtasis absoluto. No podía dejar de besarlo, y el tampoco a mi. Nos hundíamos cada quién en el cuerpo del otro, y de pronto me sentía como una medusa con tentáculos infinitos los cuales no podían dejar de enrredarse en el.

Los besos y las caricias parecieron durar lo mismo que la creación del universo. Absolutamente todo y a la vez nada…

Pasé con el dos noches enteras. Dos noches llenas de miradas furtivas, roces románticos, pláticas profundas, una caminata bajo la lluvia tomados de la mano, una promesa de volver a estar ahí…

Cuando por fin tuve el valor de romper la burbuja e irme a mi casa, me pidió no lo hiciera, me pidió me quedara mientras abrazaba mi cintura. Partí.
Me encaminó hacia el taxi fuera de su casa y me volvió a recordar con su boca entre la mía lo mucho que también había disfrutado de esa noche, de mi compañía, de la ausencia de miedos y soledad tan solo por aquella vez.

Me pidió mi número y jamás lo volví a ver.

Al pensar en el, me viene una sola frase a la mente que siempre me hace sonreír (excepto cuando me hace llorar);

Solo un romance efímero, puede durar bello para siempre.

Anuncios

Entre drogas y amor

Tenía escasos 16 años cuando ya me jactaba de saber acerca del amor. Tipica adolescente. El tenía 19 años y ambos nos habiamos enamorado en una pequeña temporada de vacaciones. Mi mejor amiga, su ex novia. Mi ex novio, su mejor amigo, ya saben la historia…

Éramos unos -junkies- y nos encantaba irnos de rave. Una noche yo me sentía peculiarmente unida a el. Salimos, bailamos, nos drogamos, alucinamos y nos alejamos solo para volvernos a unir con la gente. Bailabamos al aire libre al ritmo de la música electrónica de moda en el 2007 en México, DF. Soliamos bailar por horas y me encantaba hacerlo con el a pesar de no tomarnos de las manos o caderas seguiamos bailando juntos, me sentía unida a el a través de la música y los sentimientos que esta generaba. No recuerdo cómo comenzó, solo tengo presente el momento en el que uno de los mejores (y creo que este encabeza la lista en orden de aparición) besos de mi vida se manifestaba. Teníamos varias pildoras encima estilo anfetaminas, mdma y yo jamás había experimentado tantas dosis de drogas y de amor. Estas dos se fusionaron y con el roce de esta magnifica lengua llena de curiosidad por mi boca mi amor por el se sentía brotar por todo mi cuerpo con un cosquilleo suave viniendo desde los pies concentrandose en mi boca atada a la suya en un sueño de comfort, placer, amor, confianza, bondad. Era un amor joven, un amor que poco tenía que ver con la seducción.  Veíamos nuestro interior puro y eso causaba la atracción. El me conoció, el me amo…

Al terminar lo que pareció ser otra vida y otro mundo por completo nos quedamos pasmados mirandonos fijamente a los ojos. Estábamos asustados. Temerosos de lo que acababamos de sentir. Qué fue eso? Fueron las drogas?  La musica? Es amor?
Fue increíble que ambos sintieramos la misma confusión y entusiasmo. Fue ahi donde sabía que era real el sentimiento de amar. Sentir que se pertenecen y solo querer compartir tu energía con esa persona. Fue ahí donde me dijeron -te amo- por primera vez. Fue ahi donde supe que no sabía nada del amor por que apenas lo estaba experimentando. Fue ahi donde me metí de lleno al amor…
… y mucho después,  como todo, terminó.

xxx,
-ninfaaeerotica