De amores efímeros…

1
Todo comenzó al final de la noche…

Cuando las puertas de los bares se te cierran, uno solo puede recorrer a su dealer de confianza para seguir la noche. En este caso fue el dealer de Ana, mi mejor amiga.

Después de consumir gel cabs, cristo y café, mis labios se unieron con los de el intuitivamente. En un segundo mi cuerpo ya estaba sobre el suyo y en un sutil movimiento mis labios quedaron al borde de su oreja para susurrarle que nos fuéramos a su cuarto.

Mi querida Ana se quedó sola, alucinando en la sala mientras que Daniel y yo nos escabullíamos a su escondite favorito.
No recuerdo bien como nos quitamos la ropa, pero recuerdo que nuestros cuerpos se frotaban profundamente. Toda mi piel estaba sumergida en un éxtasis absoluto. No podía dejar de besarlo, y el tampoco a mi. Nos hundíamos cada quién en el cuerpo del otro, y de pronto me sentía como una medusa con tentáculos infinitos los cuales no podían dejar de enrredarse en el.

Los besos y las caricias parecieron durar lo mismo que la creación del universo. Absolutamente todo y a la vez nada…

Pasé con el dos noches enteras. Dos noches llenas de miradas furtivas, roces románticos, pláticas profundas, una caminata bajo la lluvia tomados de la mano, una promesa de volver a estar ahí…

Cuando por fin tuve el valor de romper la burbuja e irme a mi casa, me pidió no lo hiciera, me pidió me quedara mientras abrazaba mi cintura. Partí.
Me encaminó hacia el taxi fuera de su casa y me volvió a recordar con su boca entre la mía lo mucho que también había disfrutado de esa noche, de mi compañía, de la ausencia de miedos y soledad tan solo por aquella vez.

Me pidió mi número y jamás lo volví a ver.

Al pensar en el, me viene una sola frase a la mente que siempre me hace sonreír (excepto cuando me hace llorar);

Solo un romance efímero, puede durar bello para siempre.

Anuncios

Fantasmas cerebrales

DSC_0300

Seguro les ha pasado, esas veces que están medio dormidos y se asustan al no saber por unos segundos donde se encuentran. Puede ser que se hayan mudado de departamento, que estén de viaje, que se hayan puesto una borrachera muy brava o bien se fueron a casa de -alguien- a pasar la noche por primera vez. Siempre he sido fan de ese sentimiento, de esos pequeños, pequeñísimos momentos efímeros en donde tu cerebro está tan confundido, tan desorientado que no sabe ni siquiera dónde se encuentra su propio cuerpo. Debo confesar que me ha pasado lo mismo con personas. Creo que en definitiva pasa por la promiscuidad de ciertas temporadas de mi vida. Recuerdo la primera vez que me paso, estaba dormida abrazando a mi entonces novio con el cuál tenía una relación abierta. Desperté mientras me besaba tiernamente los labios y sentí de pronto que no sabía con quién estaba. No era cuestión de que pasaran por mi mente la lista de nombres de los posibles candidatos a estar conmigo esa noche compartiendo mi cama, era un simple hueco en mi cerebro que no podía recordar absolutamente nada. Me excitó no saber con quién estaba pero me brindo más comfort el saber que era él.

De unos meses para acá me pasa algo parecido pero de cierta forma a la inversa. Entre sueños, pienso y me siento segura de que es él quién me abraza, solo para despertar y darme cuenta que no. Despierto aferrada a una almohada pensando que estoy con alguien, solo para darme cuenta de mi inmensa soledad. Paso mi mano de su ombligo hacia abajo, anhelando encontrarme con su miembro, encontrándome solamente con unos calientes labios…

El fenómeno del fantasma de su recuerdo. Lo conocemos, lo sabemos, lo vivimos. Solo me queda darle una sacudida a mi cerebro y entrar a la vida real.

xxx,

-ninfaaeerotica

Tus caderas y las mías

…presione mis caderas contra las tuyas, como un movimiento natural sin deseos de ir por más, sin embargo la erección de tu miembro me prendió instantáneamente. Te bese suavemente y restregué todo mi cuerpo contra el tuyo, después me recosté a tu lado para masajear tu glande cada vez más rígido y palpitante. Sentí que tus pijamas comenzaban a humedecerse así que te las quite para sentir piel con piel esa fricción tan deseable. Tus caderas comenzaron a moverse de arriba a abajo rápidamente y yo gustosa seguí el ritmo impuesto. Mientras te tomaba con toda mi mano, me encargaba de pasar suavemente mi dedo gordo haciendo círculos por encima de tu cabeza, la cuál seguía humedeciéndose y engordando a cada instante. Podía ver a contraluz tu silueta, la cuál se contoneaba de arriba a abajo, arqueando la espalda. La forma de tu boca abriéndose en éxtasis me hacía mojarme. Comencé a presionar más mi cuerpo contra el tuyo, encargándome de que tu pierna quedara en medio de las mías para mi propio placer. Nos besábamos tiernamente, contraria a la violencia presenciada en nuestros cuerpos. Cuándo menos lo esperaba, sentí tus jugos de amor, deliciosos y calientes sobre mi mano. Respirabas profusamente y no dejabas de contraerte por los deliciosos espasmos que causa el amor. “Me encantas”; dijiste, dándome un cálido beso en los labios.

xxx,
-ninfaaeerotica

Desnudos en la cama

image

Me encanta cuando los hombres son unos caballeros. Ayer me la pasé tan bien! Nos fuimos de antro a bailar y tras varias cervezas y unas tachas termine platicando con un chico al cual no logré verle bien su rostro hasta horas después.  Bailamos, reimos, nos besamos. Me tomaba de la cintura como si ya fuera suya y yo lo dejaba.

Ya eran cerca de las 6 de la mañana cuando le susurre al oído que nos fueramos a su departamento y en un segundo estaba montada en su moto aterrorizada por que no teníamos casco y el ya estaba algo borracho. Lo que hace uno con tal de cojer…

Subimos a su cuarto y al instante me quitó toda la ropa, comenzando por la blusa y terminando con mis bragas. Despues, el se desvistió. Honestamente nunca me lo habían hecho así y a pesar de que usualmente me molesta que comiencen tan directo esto no me molestó.  Me sentía bastante cómoda con el ya que todo el tiempo hablabamos, haciamos bromas y me besaba con una intensidad y pasión que cualquiera creería eramos amantes regulares.

Estuve toda la mañana y tarde con el. Desnudos en la cama. Haciendo el amor una y otra vez.  Creo que pude contar 5 en total,  si que nos gustamos. Lo hicimos de misionero, de perrito, de cucharita y otras variantes. Me seguía besando. Nos masturbamos viendonos masturbarnos. Lo besé. Me acariciaba el rostro haciendo mi cabello a un lado. Sonreiamos como complices de una travesura deliciosa.

Ya caida la tarde llegó el momento de partir y aprovechando que estaba completamente dormido me vestí, le tome la ya obligatoria fotografía y me fui. Lo gracioso fue que estaba cerrado con llave entonces tuve que regresar y despertarlo. Salió con los ojos casi cerrados, con una pluma y libreta para pedirme mi numero. Pero que ternura! Se lo di junto con un beso largo y rico. 
Espero volverlo a tener…

xxx,
-ninfaaeerotica

Noche de engaño – sin querer-

Desde el primer día que tuve la regla sentí gran fascinación por la sangre que salía de mi cuerpo. Es fecha de que cada vez que menstruo me quedo algunos momentos observando la majestuosa obscenidad de la sangre acumulada en pedazos de algodón. Y mientras tomaba esta fotografía recordé una noche de embriagamiento social. De esas temporadas en donde estas atorada en un trabajo horrible de lunes a viernes y no puedes esperar a que llegué el fin de semana para realmente comenzar a vivir. Evidentemente estaba borracha y estaba menstruando cuando un chico con el que ya había salido varias veces (entiéndase “salido” como que todas esas salidas terminaron en relaciones intimas y sexuales…) me tomó de la mano y sin preguntar me llevó al baño. Estando juntos ahí me ofreció cocaina y nos dimos unos pases para levantarnos el animo. Al pasar varias horas, la fiesta se apago así que el y yo decidimos seguir la fiesta solos.

Entré a su cuarto. El vivía en una azotea y en el momento que el me besó recordé que tenía un tampon puesto y por más que quisiera disimularlo era evidente que no íbamos a poder hacer nada sexual si eso seguía ahí. Le dije que quería ir al baño antes pero cuando entre me di cuenta que su baño estaba algo sucio y tras mirar al rededor, me percaté de que no tenía bote de basura ni agua para jalar el baño. Maldita sea, pensé. Y debido a que ya estaba completamente borracha, drogada y muy cachonda hice lo que cualquiera hubiera hecho. Me saqué el tampon y lo tire a la calle desde la azotea. Así de cachonda fui, así de cachonda soy.

A la mañana siguiente me despertó tomándome de los hombros de arriba a abajo. Cuando pude abrir los ojos me dijo; “Mi novia esta subiendo las escaleras!” Sin pensarlo me incorporé y me vestí rápidamente, sonriente, sentada muy finamente en su cama, fingiendo estar ocupada en el celular, pensando en que no me había percatado de que este chico tenía novia. Vaya, al final no era problema mío y no había nada serio entre nosotros. Nos presentó y le sonreí. Ella a los pocos minutos se dirigió a el y le dijo; “¿Ya viste que hay un tampon tirado en la calle otra vez? Amor neta yo creo que hay que mudarnos de barrio, cada vez vemos cosas más raras y asquerosas en la calle.” ¿Otra vez?, pensé… Ok, creo que esta es mi señal para mi despedida. Y tras unas risas internas me despedí de ambos y me fui.

xxx,
-ninfaaeerotica

Una noche de copas y poco amor

image

Lo conocí en un concierto fuera de la ciudad. Me trató como una dama a pesar de mis ademanes de -ya ando hasta su puta madre- me tomaba de la mano y se encargaba de que mi vaso siempre estuviera lleno. Semanas después me llamó diciéndome que estaba en la ciudad y quería verme. Tengo que admitir que este chico nunca me encantó, no me enamoró, sin embargo era buena onda y me trataba como reina, insisto. Y bueno mi miembro favorito me ha dejado chiflada y acostumbrada a esos tratos. Tenía ganas de salir a divertirme sin gastar un solo peso y andaba bastante cachonda (que raro) entonces accedi a verlo.
Lo llevé a varios bares. Tomamos mezcal, cerveza, vino, whiskey y vodka e increíblemente nos mostrabamos con buen porte y amena sobriedad. Terminamos en un bar de música electrónica bailando hasta muy tarde cuando decidí tomarlo de la mano y susurrarle al oído que nos fueramos a su hotel. En un abrir y cerrar de ojos estabamos montados en un taxi y en en otro segundo ya estaba sin zapatos sobre su cama. El se mostró frío. Pensé que después de conocerme tan sobria quizás ya no le gustaba tanto. Me tiré en la cama y el permaneció sentado un rato. Fumamos un porro y apago la luz, acostandose a mi lado con los brazos cruzados. Que mierda! Pensé. Tendré que hacerlo todo yo.
Con la punta de mi pie logré encontrar su pierna. La recorrí suavemente de arriba hacía abajo. El acercó sus caderas a las mías mientras levantaba su brazo como invitandome a su pecho. Me acerqué y sumergi mi cara en su cuello mientras subía mi pierna a su cuerpo por completo. El me apretó y me tomó de la barbilla para darme el primer beso de la noche. Nuestras bocas se volvieron una misma y a partir de ese momento no se volvieron a desprender. Que rico beso, eso si. Me besaba como si me amara, como si fuera suya, con pasión, con deseo y yo le correspondi. Se quitó los pantalones y yo los mios, lo cual le quitaba puntos a la pasión pero rapidamente me encargue de montarlo. Su miembro se sentia erecto y yo jugaba con el apretandolo entre mis piernas y caderas. Lo tomé con mis manos para indicarle el camino y me penetró. De pronto sentí un dolor en mis caderas, no lo comprendí bien. Ahí fue donde me di cuenta que jamas había estado con un hombre tan delgado y atletico. Los huesos de sus caderas chocaban con los mios y era muy doloroso!
Lo tome del cuello y di una vuelta para colocarlo encima de mi. Mucho mejor, me dije a mi misma y seguí con el ritmo. Seguimos asi por unos pocos minutos. Yo realmente estaba disfrutando de agasajarme su espalda y nalgas. Apenas comenzaba yo a entrar en calor cuando sentí que su miembro no estaba tan erecto. Me enfríe. El siguió y siguió con sus movimientos arriba y abajo pero yo me perdí por completo. De pronto su movimiento cesó y alcancé a escuchar el susurro mas falso que decía; Ya me vine. Y se volvió a acostar a mi lado.

Wooow. Eso si que fue nuevo. Un chico fingió venirse en un encuentro conmigo y además me dejo a medias. Que tipo!!!

Me di la media vuelta y me dormí. Lo sentí varias veces en la noche quitandome el cabello de la cara, observandome, preguntandome si realmente estaba dormida. Lo escuché  decirme que le encantaba, que ahora entendía mi fijación con la belleza del cuerpo femenino y que lo volvía loco.

Y mientras les escribo este encuentro esta sonando mi celular y no les miento, es el chico -no venido- queriendome ver hoy mismo para más.

Pobre, seguro de tanto alcohol no pudo rendir pero vaya eso se entiende y se perdona. Pero que finja y aparte me deje a medias, jamás!

Hasta la vista querido…

xxx,
-ninfaaeerotica

Entre drogas y amor

Tenía escasos 16 años cuando ya me jactaba de saber acerca del amor. Tipica adolescente. El tenía 19 años y ambos nos habiamos enamorado en una pequeña temporada de vacaciones. Mi mejor amiga, su ex novia. Mi ex novio, su mejor amigo, ya saben la historia…

Éramos unos -junkies- y nos encantaba irnos de rave. Una noche yo me sentía peculiarmente unida a el. Salimos, bailamos, nos drogamos, alucinamos y nos alejamos solo para volvernos a unir con la gente. Bailabamos al aire libre al ritmo de la música electrónica de moda en el 2007 en México, DF. Soliamos bailar por horas y me encantaba hacerlo con el a pesar de no tomarnos de las manos o caderas seguiamos bailando juntos, me sentía unida a el a través de la música y los sentimientos que esta generaba. No recuerdo cómo comenzó, solo tengo presente el momento en el que uno de los mejores (y creo que este encabeza la lista en orden de aparición) besos de mi vida se manifestaba. Teníamos varias pildoras encima estilo anfetaminas, mdma y yo jamás había experimentado tantas dosis de drogas y de amor. Estas dos se fusionaron y con el roce de esta magnifica lengua llena de curiosidad por mi boca mi amor por el se sentía brotar por todo mi cuerpo con un cosquilleo suave viniendo desde los pies concentrandose en mi boca atada a la suya en un sueño de comfort, placer, amor, confianza, bondad. Era un amor joven, un amor que poco tenía que ver con la seducción.  Veíamos nuestro interior puro y eso causaba la atracción. El me conoció, el me amo…

Al terminar lo que pareció ser otra vida y otro mundo por completo nos quedamos pasmados mirandonos fijamente a los ojos. Estábamos asustados. Temerosos de lo que acababamos de sentir. Qué fue eso? Fueron las drogas?  La musica? Es amor?
Fue increíble que ambos sintieramos la misma confusión y entusiasmo. Fue ahi donde sabía que era real el sentimiento de amar. Sentir que se pertenecen y solo querer compartir tu energía con esa persona. Fue ahí donde me dijeron -te amo- por primera vez. Fue ahi donde supe que no sabía nada del amor por que apenas lo estaba experimentando. Fue ahi donde me metí de lleno al amor…
… y mucho después,  como todo, terminó.

xxx,
-ninfaaeerotica